Y de repente… llegó Gutenberg

Hace ya algunos meses que salió la versión 5.0 de WordPress y con ella el tan polémico editor visual Gutenberg. Para el que no lo conozca viene a ser como el Visual Composer nativo de WordPress. Muchos ya anunciaban la muerte de los editores visuales: Visual Composer, Divi, Beaver, King Composer, etc…

Pero después de estar trasteando un poco con Gutenberg se podría decir que todavía queda un laaaargo camino para que esta herramienta pueda ofrecer todas las funcionalidades y facilidades que nos ofrecen los editores visuales ya mencionados.

CUANDO LIMPIO NO ES SINÓNIMO DE MEJOR

Acostumbrado a otros editores visuales lo que primero me llama la atención de Gutenberg es que es demasiado limpio. ¿Demasiado limpio? Si, la verdad es que cuesta ver de inicio como están formados los bloques y hasta que no pasas por encima de un elemento no te haces una idea del layout. A uno le gustaría, siendo el backend, ver un grid y cada uno de los componentes bien diferenciado.

También hay mucho juego de ratón. Es decir, depende de por donde pases el ratón aparecerán unas u otras opciones para el bloque. Esto ya es un tema de acostumbrarse. Todo lo demás parece bastante intuitivo y se pueden conseguir layouts sencillos rápidamente. Esto de por sí ya es un gran paso para cualquier CMS.

COLUMNAS DEMASIADO RÍGIDAS NO AGUANTAN EL PESO

El tema más peliagudo con cualquier composer son sin dudas las columnas. Y he aquí donde la cosa cojea. Columnas se pueden crear (que ya es algo), pero siempre tendrán que ser de igual anchura. A día de hoy no podemos hacer una columna del 25% y otra del 75% o combinaciones similares. Esto es un gran drawback para cualquier diseño web serio.

Claro que quizás haciendo algún trick CSS o instalando algún plugin podamos conseguir esto. Pero es algo tan básico que para mí tendría que haberse resuelto antes de integrar Gutenberg como editor por defecto para WordPress. No quiero pelearme con CSS o depender de otros plugins para realizar algo que ya otros editores visuales ofrecen por defecto.

Mirando un poco más las tripas, y siguiendo con las columnas, se puede ver que el CSS empleado es un poco sui géneris. No se ha empleado un sistema “grid standar” similar a Bootstrap o Foundation con lo que tampoco hay un control sobre las columnas y breakpoints para responsive. De inicio los gutters entre columnas son de 32px lo que hace que la separación entre ellas sea de 64px. Hubiera sido deseable tener una opción para ajustarlo y no tener que ir tocando el CSS de buenas a primeras.

UN PRIMER PASO QUE NO SERÁ EL ÚLTIMO

A día de hoy, todavía queda mucho camino para que Gutenberg sea el editor que usemos profesionalmente para nuestras webs. Para desarrollos muy sencillos puede que sea una opción,  pero esto raramente sucede. De momento lo primero que hago cada vez que instalo un nuevo WordPress para alguno de nuestros clientes es añadir el plugin Classic editor y utilizar nuestro composer habitual.

De todas formas le iremos siguiendo la pista a Gutenberg.

Néstor Postigo E L

Developer, entusiasta de la técnica y la música que surge del código.