EL PUNTO DÉBIL DE LA PRESENTACIÓN

Para convenciones, seminarios, charlas, meetings ejecutivos y reuniones de empresas, existe un común denominador en la mente de quien asiste; la presentación.

Cuando quieres comunicar una idea de manera efectiva a un grupo de personas reunidas para escucharte, necesitas impacto, engagement, ritmo. Una presentación es un resumen de las ideas más importantes que queremos transmitir, pero muchas veces los ejecutivos simplemente se refugian en los tics predefinidos del ubicuo Powerpoint.

El concepto original de las presentaciones se basaba en la metáfora visual de un proyector en una habitación en penumbra que concentra toda la información en la proyección de un cuadrante de luz; la diapositiva. Desde los inicios de la presentación digital ha llovido mucho, y en algunos casos, una tormenta tropical para quienes se encargan de la comunicación y marketing de empresas.

Es admirable que una herramienta haya resistido durante tantos años los embates de miles y miles de soluciones mucho más prácticas, eficientes y elegantes. Los más honoríficos contendientes del todopoderoso PPT han sido Google Slides, Prezi, Slideshare o Keynote. Pero sin complicarnos demasiado, un simple PDF pueden ser tan o más efectivo que cualquiera de las más complejas soluciones.

Entonces ¿Por qué sigue siendo un PPT el recurso fácil que aún nos encontramos en las oficinas del siglo 21?.

La principal justificación es la posibilidad de editar el contenido en cualquier momento con todas las garantías de compatiblidad. Sin embargo ninguna de esas afirmaciones justifica por completo su uso.

Las promesas de compatibilidad son tan frágiles como para cualquiera de las aplicaciones de la competencia, el PPT responsive y multi plataforma es un horizonte escurridizo.

Por otro lado, el beneficio de editar en cualquier momento el contenido de una presentación solamente evidencia la falta de estrategia de quien lo produce.

“El principal y eterno problema con PowerPoint es pretender ser bueno para todo para terminar siendo bueno para nada.”

Si para solventar las carencias de retórica, argumentación y conceptualización de un mensaje utilizamos adornos, transiciones animadas, gráficos estridentes y efectos predefinidos por una aplicación, no tenemos una solución sino otro problema.

Quien debe tener toda la información en profundidad, detallada y pertinente de una comunicación empresarial es una persona que ha absorbido todos esos datos de una forma que puede aplicarlos dentro y fuera de contexto. La presentación es solamente un apoyo concebido para garantizar la atención e impacto.

Una herramienta es el punto más débil de un esfuerzo de comunicación, el auténtico punto fuerte está en la estrategia que hay detrás.

Francisco González E L

Diseñador, curioso, melómano, taciturno, tratando con caprichos a medida y esperando el inminente colapso de la ley de Moore.